Los suelos de hormigón, por su durabilidad y resistencia, son una elección habitual en zonas de alto tráfico como almacenes, garajes, fábricas y centros comerciales, entre otros. Sin embargo, para lograr su funcionalidad y mejorar su estética, es clave tratarlos y mantenerlos de forma adecuada. En este artículo queremos hablarte de cómo tratar suelos de hormigón y la maquinaria más utilizada para hacerlo. Nos referimos a las fratasadoras, las fresadoras y las abrillantadoras o pulidoras.

Tratar el hormigón con la fratasadora

La fratasadora, también llamada alisadora de hormigón, es una máquina imprescindible en el tratamiento de suelos de hormigón. Principalmente, se utiliza para suavizar y nivelar la superficie del hormigón antes de que este se endurezca completamente. Las fratasadoras son clave para eliminar imperfecciones, asegurando un acabado liso y profesional.

Existen dos tipos de fratasadoras, las manuales y las de conductor montado. Por un lado, las fratasadoras manuales son adecuadas para áreas pequeñas o trabajos detallados, porque permiten una mayor precisión. Por otro lado, las fratasadoras de conductor montado, vienen normalmente equipadas con motores más potentes y sistemas de control avanzados. Son ideales para áreas más grandes, ofreciendo eficiencia y uniformidad en el alisado.

La funcionalidad de las fratasadoras para tratar suelos de hormigón, se consigue gracias a sus platos rotatorios, que pueden variar en tamaño y se equipan con múltiples aspas que giran para alisar el hormigón. Algunos modelos avanzados incluyen ajustes de ángulo de las aspas y controles de velocidad que pueden adaptarse según las especificaciones del proyecto.

El uso de una fratasadora comienza después de que el hormigón ha sido vertido y nivelado. La máquina se pasa sobre la superficie húmeda, donde las aspas giratorias alisan y compactan el hormigón. Es crucial hacerlo antes de que el hormigón comience a endurecerse para asegurar un acabado uniforme. Los operadores deben usar EPIS, como botas de goma y guantes, y seguir siempre las instrucciones del fabricante para el manejo y mantenimiento de la máquina.

Tratar suelos de hormigón con fresadoras

Las fresadoras de hormigón, también llamadas escarificadoras, se utilizan para eliminar capas de hormigón, nivelar superficies irregulares o preparar el hormigón para tratamientos adicionales como la aplicación de revestimientos o pinturas. Esta máquina es esencial para renovar suelos de hormigón, puesto que permite rectificar errores o desgaste que se haya producido con el tiempo.

Existen diferentes tipos, desde fresadoras portátiles hasta máquinas más grandes diseñadas para proyectos industriales. Las características comunes incluyen la capacidad de ajustar la profundidad de fresado, la presencia de diferentes tipos de cuchillas o dientes dependiendo del trabajo a realizar, y sistemas de recolección de polvo para minimizar la dispersión de residuos.

Las fresadoras más avanzadas están equipadas con controles que permiten ajustar la velocidad y la presión aplicada, optimizando el rendimiento y la eficiencia según las condiciones del suelo y el tipo de hormigón.

Para utilizar la fresadora, debes asegurarte primero de que el suelo esté libre de obstáculos y escombros. Es necesario ajustar la profundidad de fresado en la máquina según el nivel de corrección deseado. Durante el fresado, la máquina se desplaza de manera uniforme sobre la superficie, eliminando capas de hormigón y dejando una superficie más uniforme y apta para tratamientos adicionales. En este caso, además de las EPIS habituales, sería recomendable utilizar protección auditiva y respiratoria debido al ruido y al polvo generado.

Al finalizar el fresado, es común realizar una limpieza exhaustiva para eliminar todo el polvo y residuos. Así, dejamos la superficie preparada para el próximo tratamiento.

máquina alisar hormigón

Abrillantadoras o pulidoras

Las abrillantadoras de hormigón, también llamadas pulidoras, son herramientas ideales para tratar suelos de hormigón. Están diseñadas para mejorar el acabado, puesto que sirven para pulirlos y abrillantarlos. Estas máquinas no solo se usan en suelos de hormigón, sino en infinidad de tipos de suelos.

Varían en tamaño, desde abrillantadoras manuales hasta grandes máquinas abrillantadoras industriales. Suelen estar equipadas con discos de diamante o resina que pulen la superficie del hormigón. Estas máquinas pueden tener configuraciones de velocidad ajustable para adaptarse a diferentes tipos de hormigón y acabados deseados.

También, existen abrillantadoras con capacidad de integrar sistemas de agua que ayudan a minimizar el polvo y a mejorar el acabado final del pulido. Además, algunas ofrecen controles ergonómicos que facilitan su uso prolongado.

Al utilizarlas, es importante mover la máquina en pasadas superpuestas para asegurar una cobertura completa y evitar marcas en el hormigón. Tras completar el pulido, a menudo se aplica un sellador para proteger el acabado y aumentar la durabilidad del suelo.

 

La fratasadora, la fresadora y la abrillantadora son máquinas fundamentales para cualquier profesional que trabaje con suelos de hormigón. Cada una cumple una función específica, por lo que saber utilizarlas será ideal para garantizar buenos resultados.

Si estás interesado en tratar suelos de hormigón, considera alquiler cualquiera de estas herramientas. En AMUC, somos especialistas en el alquiler de maquinaria y podemos asesorarte. Nos encontramos en Martorell, Barcelona.

construcciónTratar suelos de hormigón: fratasadoras, fresadoras y abrillantadoras